Noticias destacadas

Amaina la tormenta perfecta

Octubre 11, 2016 | por admin
Amaina la tormenta perfecta
Economía
0

La intensidad y los efectos que está provocando la desaceleración de la economía mundial se miden con evidencias comprobables y no con apreciaciones subjetivas. Hay evidencias de que, en el caso ecuatoriano, la tendencia negativa está cambiando. Y eso es una buena noticia.

El Presidente de la República, Rafael Correa, ha insistido en llamar la contracción de la economía ecuatoriana como “la tormenta perfecta”, para hacer mención de la cantidad de elementos, externos unos y fortuitos otros, que se juntaron para atentar contra el proceso de desarrollo económico que se ha tenido en Ecuador en los últimos 9 años.

El Ministro Coordinador de Política Económica, Patricio Rivera, ha explicado que las dificultades no han terminado, pero que está sucediendo lo que había anunciado meses atrás, que el segundo semestre de 2016 sería mejor.

La economía ecuatoriana está mejorando y hay evidencias de esta realidad, a pesar de que ciertos políticos están abusando de los espacios de opinión para tergiversar los hechos.

El Ministro Rivera ha dicho que “Lo que se está planteando (desde la oposición) es un discurso para hacer ver como necesario el Plan Económico de la Derecha, que es este, que le han titulado Consenso Ecuador, pero más parece el Conceso de Washington”.

Se refiere Rivera a un plan de “reactivación económica” presentado por la Federación de Cámaras de Comercio, pero que se limita a dar opiniones de cómo gobernar el país, una prerrogativa reservada para los mandatarios.

Un indicador fundamental de que la economía del país está mejorando es el de los depósitos en el sistema financiero. En los últimos 10 meses se han recuperado en alrededor de USD 2.650 millones.

Esto singnifica que existe más liquidez en la economía y prueba de ello es que está aumentando progresivamente los préstamos. Según información del sistema financiero, en los úlimtos 7 meses el crédito ha crecido en más de USD 600 millones.

A pesar de que hay indicios de que lo peor ya ha pasado, la demagogia del plan presentado por la oposición política trata de convencer a la población de que es necesario hacer una reforma tributaria.

Pero no cualquier reforma, una que premie a los más ricos y que castigue a la clase media. Así quedo dicho por Pablo Arosemena, quien es coideario, seguidor y pupilo de Guillermo Lasso.

Su propuesta es establecer una tasa única del impuesto a la renta del 20 %. Una tasa única elimina el caracter redistributivo del impuesto y provoca un doble efecto: el primero es disminuir el impuesto que pagan los más ricos. De hecho, el candidato a la Presidencia de la República, Guillermo Lasso, pagaría un 57 % menos de impuestos si prospera una sinrazón semejante.

Y, por otro lado, aumentará los impuestos a la clase media: según estimaciones iniciales, las clases media y baja deberán pagar USD 546 millones adicionales. La propuesta llega al extremo de sugerir que se eliminen las deducaciones por educación, alimentación, vivienda, salud y vestimenta.

El Ministro Patricio Rivera declaró que “Con la eliminación de ingresos fiscales se perderían alrededor de USD 2.400 millones, que hoy financian programas sociales. Es decir, menos hospitales, menos escuelas, menos inversión pública. Con esta propuesta los pobres tendrán menos servicios, la clase media pagará más impuestos y los ricos recuperarán sus privilegios”.

Por otro lado, la balanza de pagos, en el segundo trimestre de este año, tiene un superávit de USD 865 millones, lo que significa que hay más entrada de dólares y una menor presión por el lado externo.

Hay que agregar que la Organización de Países Exportadores de Petróleo, OPEP, ha anunciado una reducción de la producción lo que provocará que el precio cambie la tendencia de, al menos, el último año.

Los dos factores han influído en una mejor situación de las cuentas nacionales. El país ha actuado con coherencia y ha permitido relajar ciertas medidas de seguridad de la economía. Una prueba es que las salvaguardias pasaron de 3 a 2 niveles, lo que significa una rebaja evidente de aranceles.

Frente a esto, la oposición política ha sugerido que se debe relajar las leyes de protección de los trabajadores. Los detractores del gobierno dicen que es necesario limitar un “excesivo proteccionismo” de los beneficios por maternidad, discapacidad, actividad sindical, adulto mayor u orientacion sexual.

Esa flexibilización, que se produce por el supuesto “excesivo proteccionistmo” llevaría al país a la época de la precarización laboral, sería un retroceso del orden y las garantías que ahora existen en material laboral

Esa es una estrategia que conoce bien otro opositor y quien está intentando ser considerado como binomio de la candidata socialcristiana Cinthya Viteri, Mauricio Pozo. Fue Minsitro de Finanzas del depuesto Luico Guitiérrez y el más disciplinado para aplicar las políticas de ajuste del Fondo Monetario Internacional, FMI.

Pozo ha sugerido que el país tiene la “necesidad” de volver al mecanismo en el que cedía su soberanía a cambio seguir al pie de la letra lo que imponía el FMI. En su caso, seguir los dicatados del Fondo significó comprometerse a elevar el precio de los combustibles.

Pero, el gobierno al que con tanta soltura de huesos ataca ha logrado sacar a 1,9 millones de ecuatorianos de la pobreza, según lo dicho por el Ministro Rivera. A medida que la economía se recupera van sucediendo mejoras en materia laboral.

La evidencia final es que en agosto el IESS registró una reincorporación de casi 11.400 afiliados (cortado al 20 de septiembre). Esto muestra que el sector real de la economía se está reactivando y recuperando el uso de su capacidad instalada, lo que quiere decir que se está volviendo a contratar mano de obra formal.

En resumen, la tormenta perfecta ha comenzado a amainar, van pasando los peores días. Estas son malas noticias para quienes quisieron aprovechar la dureza de la contracción económica mundial para obtener beneficios económicos.

Lo que está en disputa es un modelo económico. Está claro quiénes están tratando de conservar el modelo capitalista, que en el Ecuador fracasó estrepitosmanete 50 años seguidos. Y está claro los cambios estructurales que el Ecuador debe defender después de 9 años de Revolución Ciudadana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *